50-razones-digital

Uno de los aspectos que define la filosofía de trabajo de Digital Mantenimientos es su visión integral de sus trabajos de mantenimiento, que se plasma en el documento que llevan todos sus operarios a la hora de revisar las instalaciones de cada edificio. La orden de trabajo contempla 50 puntos de control que permiten a los técnicos tener la certeza de que ninguna de las instalaciones de la finca queda fuera de las tareas de mantenimiento.

El documento divide esos cincuenta puntos de chequeo en cuatro grandes áreas, que se corresponden con el portero electrónico, el circuito cerrado de televisión, la antena terrestre y la parabólica.

En el primero de los apartados, el técnico de Digital Mantenimientos comprueba el estado de la placa exterior, los pulsadores, la fuente de alimentación, el cableado o el vídeo-teléfono (entre otros elementos), marcando en la orden de trabajo si se encuentran en buen estado de funcionamiento o necesitan algún tipo de actuación correctora.

En el caso de los sistemas de CCTV, se valora el estado de cámaras, monitores, secuenciadores, vídeos o grabadores digitales, mientras que si hablamos de las antenas parabólicas, el personal de Digital Mantenimientos comprueba la propia antena, el LNB, los herrajes, el nivel de salida de señal o la fuente de alimentación.

Antena terrestre

La antena terrestre es uno de los elementos que más atención requiere por parte de los técnicos de la empresa, una atención que se da a dos niveles: la estructura física de la instalación (antena, cableado, herrajes, mástiles, etc.) y la fuerza y calidad de la señal de TDT que llega a cada uno de los domicilios de la finca. En este sentido, el documento repasa y analiza uno por uno la respuesta de la instalación a las frecuencias de los canales, algo especialmente importante tras la reciente llegada de nuevas emisiones de TDT, tanto convencionales como de pago y de alta definición.

Una vez repasados los 50 puntos que recoge el documento, el personal técnico de Digital Mantenimientos elabora un plan de acción para subsanar las posibles deficiencias y lograr que la finca extraiga el máximo partido a todas sus instalaciones.

Y todo, con la garantía de una empresa con más de veinte años de presencia en el sector.