Cómo elegir el mejor videoportero

,
como elegir el mejor videoportero como elegir videoportero digital mantenimientos

Cómo elegir el mejor videoportero

Uno de los elementos básicos para incrementar la seguridad de una comunidad de vecinos es el control de acceso a la finca. Y en ese campo, el videoportero es un equipamiento que ofrece grandes ventajas respecto a los porteros automáticos tradicionales. En las siguientes líneas explicaremos algunas claves para acertar al elegir el mejor videoportero para una comunidad de propietarios.

Como el portero automático, el videoportero está compuesto por dos elementos fundamentales: una placa situada en el exterior de la finca (en la calle) que actúa de elemento emisor; y un monitor –mayoritariamente en color– que la recibe y que permite ver y oír a quien llama a la puerta, a diferencia del tradicional telefonillo que solo ofrece comunicación por audio.

El monitor del videoportero

A partir de ahí, el sistema puede incorporar prestaciones adicionales como la grabación de la imagen en tarjetas de memoria, la doble apertura en caso de varias puertas, la memoria de llamadas perdidas para ver quién llamó a la puerta o la visión nocturna, por citar solo algunas de ellas.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir un videoportero es su diseño. Al fin y al cabo, el monitor (o monitores, en caso de necesitar más por las dimensiones o la estructura de la vivienda) es un elemento que queda visible en el interior de la vivienda. Hoy, marcas como Tegui ofrecen diseños que se adaptan a cualquier estilo decorativo gracias a sus monitores extraplanos o a sus teclas táctiles. Además, algunos modelos pueden actuar como monitores multimedia para reproducir imágenes o vídeos.

La placa de la calle

El otro gran dispositivo que compone el videoportero es la placa de la calle, que actúa como emisor y que puede ser tanto de superficie como para empotrar en la pared.

Hoy en día existen tres grandes tipos de conexión entre la placa de calle y los monitores interiores, algo que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un videoportero para una comunidad de vecinos.

La tecnología de cuatro hilos necesita cuatro cables o más para unir monitor y placa. Por dos de ellos circula la alimentación para abrir y cerrar la puerta, mientras que la señal de audio y vídeo corre por los otros dos.

Por el contrario, la tecnología de dos hilos permite conectar ambos aparatos utilizando solo dos cables para canalizar la señal de imagen y sonido y la de apertura y cierre. Gracias a esa capacidad, los sistemas de dos hilos son una excelente elección cuando se quieren instalar en instalaciones convencionales.

Finalmente, la tecnología inalámbrica permite una instalación más fácil, ya que no necesita cables, y puede conectarse a Internet para añadir funcionalidades al sistema, como abrir puerta a través del teléfono móvil desde cualquier lugar o dar acceso remoto a quien se desee.

Un servicio a medida

Una adecuada elección del tipo de videoportero debe tener en cuenta diversas variables, como el número de inquilinos, las características de la finca, la existencia de una instalación previa o, naturalmente, las prestaciones que se quieren disfrutar. Por esa razón, confiar en una empresa de la experiencia de Digital Mantenimientos es un acierto seguro a la hora de elegir un videoportero para una comunidad de vecinos.